2 mins 7 meses

Al filo de la década del 20, una actriz italiana inmigrante en el Río de la Plata se convirtió en la primera mujer directora de esta geografía, no obstante habrían de pasar varias décadas para que ese papel fuera realmente tomado en serio y, finalmente, el siglo 21, después del legado de María Luisa Bemberg y obras como las de Lucrecia Martel, encuentra al cine argentino con una diversidad que se traduce en una producción sin discriminaciones.Al filo de la década del 20, una actriz italiana inmigrante en el Río de la Plata se convirtió en la primera mujer directora de esta geografía, no obstante habrían de pasar varias décadas para que ese papel fuera realmente tomado en serio y, finalmente, el siglo 21, después del legado de María Luisa Bemberg y obras como las de Lucrecia Martel, encuentra al cine argentino con una diversidad que se traduce en una producción sin discriminaciones.Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.