1 min 6 meses

Un tatuaje y posteos en las redes sociales fueron claves para la aprehensión del escurridizo ciudadano brasileño de 29 años, integrante de una banda acusada por haber vaciado cuentas bancarias y cometido varios delitos económicos. Un tatuaje y posteos en las redes sociales fueron claves para la aprehensión del escurridizo ciudadano brasileño de 29 años, integrante de una banda acusada por haber vaciado cuentas bancarias y cometido varios delitos económicos.