1 min 6 meses

Mónica Heller, responsable del envío argentino a la 59 Bienal de Venecia, suma surrealismo a una edición de por sí surreal que, titulada «La leche de los sueños» en pos de narrar las posibilidades de transformación de lo humano, este año estará atravesada por realidades distópicas como guerra y pandemia.Mónica Heller, responsable del envío argentino a la 59 Bienal de Venecia, suma surrealismo a una edición de por sí surreal que, titulada «La leche de los sueños» en pos de narrar las posibilidades de transformación de lo humano, este año estará atravesada por realidades distópicas como guerra y pandemia.Leer más