1 min 5 meses

La defensa del australiano consideró que está sufriendo una «verdadera persecución política» por parte de las autoridades de Estados Unidos, donde podría enfrentar una condena de 175 años de cárcel por estar acusado de 18 delitos por espionaje.La defensa del australiano consideró que está sufriendo una «verdadera persecución política» por parte de las autoridades de Estados Unidos, donde podría enfrentar una condena de 175 años de cárcel por estar acusado de 18 delitos por espionaje.