9 mins 4 meses

Esta semana, Netflix logró estar en boca de todos gracias a una polémica decisión: anunció que los suscriptores de su plataforma en Argentina y otros cuatro países latinoamericanos que quieran continuar compartiendo su cuenta con otros usuarios deberán pagar un cargo adicional. Esto, claro está, no hizo más que enfurecer a los usuarios que, rápidamente, compartieron su fastidio en las redes sociales y, en casos más extremos, abandonaron la plataforma.

Resulta que en el segundo trimestre de este 2022, Netflix anunció que sigue en caída libre: perdió 970.000 suscriptores, una baja que estimaba en dos millones pero que se detuvo gracias al lanzamiento de la primera parte de la cuarta temporada de la serie «Stranger Things». Los datos, revelados en una carta a sus accionistas publicada en el portal especializado Variety, dieron cuenta de que la compañía actualmente tiene 220.67 millones de suscriptores en todo el mundo.

Leer más | ¡Chau Netflix! Las cuentas solo se podrán utilizar en una casa: cuánto habrá que pagar de más

La actual merma se dio básicamente en Estados Unidos y Canadá, donde se dieron de baja 1.3 millones de suscriptores y otros 770.000 abandonaron la plataforma en Europa y Asia Occidental. De acuerdo a esta información, se mantuvo estable en América Latina, aunque todavía resta saber los efectos que tendrá en esta última una región el anunció de la nueva modalidad de consumo en cuatro países (Argentina, El Salvador, Guatemala, Honduras y República Dominicana).

Esta nueva función se implementará a partir del 22 de agosto y tendrá un costo de 219 pesos más impuestos por cada hogar extra (o “casa”, como se denominará en el sistema), de acuerdo con un comunicado posteado en el blog de la compañía. «Nos encanta que nuestros miembros disfruten tanto las películas y series de Netflix que quieran compartirlas con otras personas», señaló Chengyi Long, directora de Innovación de Productos de Netflix.

La medida ataca por primera vez a una cuestión que el gigante del streaming conocía y siempre había dejado pasar, y que graficó en abril pasado cuando voceros de la compañía detallaron que además de los más de 220 millones de hogares que pagan por Netflix, el servicio era “compartido con más de 100 millones de hogares adicionales”. «En la actualidad, sin embargo, la práctica extendida de compartir cuentas entre distintos hogares afecta nuestra capacidad a largo plazo de invertir en nuestro servicio y mejorarlo», agregó Long. Es decir que 1 de cada 3 hogares en los que se ven series y películas de Netflix no pagan por el servicio.

El mes que viene avanzarán con una función alternativa similar en Argentina, El Salvador, Guatemala, Honduras y República Dominicana llamada “agregar una casa”. “Analizamos cuidadosamente distintas posibilidades para que quienes quieran compartir su cuenta puedan hacerlo pagando un cargo adicional”, continúa el comunicado de Chengyi Long. En marzo introdujeron una nueva función que permite “agregar un miembro extra” en Chile, Costa Rica y Perú. De acuerdo a esto, cada suscripción o cuenta será una “casa” y, sin importar el plan elegido, permitirá conectarse desde cualquier dispositivo a Netflix. También podrá usarse la plataforma desde fuera del domicilio a través de laptops, tablets y celulares.

Leer más | Subsidios de luz y gas: quiénes pueden inscribirse hasta hoy y cuándo le toca al grupo que falta

Sin embargo, cuando quiera usarse la cuenta desde una TV fuera del hogar, el sistema ofrecerá la posibilidad de incluirla como “casa extra” con un costo adicional. Además, dentro de la configuración de la cuenta el titular podrá revisar dónde se está utilizando el servicio y quitar casas en el momento que desee. La decisión de la empresa oriunda de Los Gatos, California, forma parte de un viraje de su estrategia a nivel comercial desde que informó una caída de 200.000 suscriptores en el balance del primer trimestre del año, con previsiones de que el saldo negativo se acentuaría en el segundo con la pérdida de otros 2 millones.

El freno a la expansión que sostuvo a lo largo de los años trajo una fuerte caída en su valor bursátil y al menos dos certezas: la primera, que el desembarco reciente de otros potentes jugadores en el mercado del streaming volvieron el escenario mucho más competitivo. La segunda, que había que reaccionar. El despido de cerca de 450 empleados en los últimos meses y el convenio con Microsoft para desarrollar de cara a fin de año un nuevo plan de suscripción más económico pero con publicidades, son otras de las medidas para esta nueva etapa. Desde el punto de vista del contenido, la apuesta seguirá siendo agresiva con la proyección de inversiones de 17.000 millones de dólares para este año.

Además, Netflix se encuentra en negociaciones con Google y NBCUniversal para agregar publicidad en su servicio, con el fin de ofrecer un abono más económico para recuperar suscriptores. El acuerdo que persiguen tanto Google como NBCUniversal, propiedad del emporio Comcast, es de exclusividad para la venta y la publicación de anuncios en un abono más económico que le permita cortar la primera sangría de la historia del gigante del streaming.

Desde el anuncio de los resultados del primer trimestre que Netflix perdió 70% de su valor bursátil y se encuentra en un proceso de reestructuración que se inició en mayo, con otros 150 despidos. Los recortes representan el 3% de la plantilla de Netflix y abarcan áreas de diversas funciones en la compañía, que se concentran en Estados Unidos, informaron los sitios especializado de Hollywood.

Unos 216 de los despidos fueron en Estados Unidos, 30 en los países de Asia Pacífico, 53 en Europa, Medio Oriente y África y 17 en Latinoamérica. Mientras la compañía trata de acomodarse, los CEO Reed Hastings y Ted Sarandos anunciaron a sus empleados en un memo interno que «las dos tandas de despidos fueron muy duras para todos y crearon mucha ansiedad e incertidumbre, pero planeamos volver a un normal curso de negocios yendo hacia adelante».

Los ejecutivos habían señalado que «mientras se hacen recortes en algunas áreas, planean invertir significativas sumas en contenido y agregar entre 1.500 y 11.500 empleados en los próximos 18 meses». Un vocero de la empresa dijo que «mientras Netflix continúa invirtiendo significativamente en el negocio, hace ajustes para que sus costos vayan por la misma línea que sus ganancias en declive».

Tras años de comodidad al frente del negocio del streaming de cine y series, Netflix finalmente cede su liderazgo absoluto en ese rubro luego de que se acomodaran en las opciones del consumidor nuevos competidores como Disney+, Paramount+, Peacock y HBO Max, que le disputó a la empresa los derechos de sus contenidos propios para llevarlos su propia plataformas y debilitó su catálogo de películas.

En medio de este complicado panorama y con las nuevas «reglas» del servicio sobre la mesa, los usuarios instalaron a lo largó de la semana sumado el hashtag #ChauNetflix que viralizaron en las redes sociales.

Desde Amazon apretaron el acelerador y se sumaron a la tendencia con el objetivo claro de atrapar a los usuarios que dieron de baja el servicio y quieren continuar disfrutando de ver sus series o películas favoritas. Bajo la publicación “#ChauNetflix #HolaPrimeVideo”, la plataforma abrió aún más la grieta entre ambos. Como si esto fuera poco, celebró el día del amigo -el 20 de este mes- bajo al consigna de que «con los amigos, la clave es compartir». «Feliz #DiaDelAmigo *guiño* *guiño*», lanzó Amazon.

La plataforma se salvó de perder muchos más suscriptores gracias al estreno de la cuarta temporada de la serie Stranger Things.