1 min 4 meses

La decisión del Papa eliminó el privilegio de la única prelatura personal que existía en el Vaticano y la Orden pasa a ser una más entre tantas, que debe hacer públicos sus bienes económicos y procedimientos todos los años. Además, determinó que quien dirige a la organización ya no puede formar parte de la jerarquía episcopal.La decisión del Papa eliminó el privilegio de la única prelatura personal que existía en el Vaticano y la Orden pasa a ser una más entre tantas, que debe hacer públicos sus bienes económicos y procedimientos todos los años. Además, determinó que quien dirige a la organización ya no puede formar parte de la jerarquía episcopal.