1 min 2 meses

La anexión formal ilusiona a la población local pero amenaza con inaugurar una nueva y peligrosa fase del conflicto, ante la airada reacción de los países de la OTAN y la advertencia rusa de que desde entonces estará defendiendo su propio territorio y que, por lo tanto, podría recurrir incluso a armas atómicas para protegerlo.La anexión formal ilusiona a la población local pero amenaza con inaugurar una nueva y peligrosa fase del conflicto, ante la airada reacción de los países de la OTAN y la advertencia rusa de que desde entonces estará defendiendo su propio territorio y que, por lo tanto, podría recurrir incluso a armas atómicas para protegerlo.